lunes, agosto 28, 2006

¿Dislexia?

¿Sabemos definir dislexia?
A estas alturas no es suficiente decir que el niño disléxico es aquél que presenta dificultades en la adquisición de la lecto-escritura sin que existan causas físicas u orgánicas (ausencia de déficit) para ello.
El "diagnóstico" precipitado por parte de familiares y profesorado no especializado suele ser generalizado ante otras dificultades relacionadas con la conciencia fonológica, desarrollo evolutivo, falta de entrenamiento lector,...
Todo un mundo para discutir y estudiar.

1 comentario:

Beni dijo...

Dislexia

INTRODUCCIÓN

Dislexia, dificultad para leer y escribir con fluidez. Los especialistas no se ponen de acuerdo a la hora de definir este trastorno: la Organización Mundial de la Salud (OMS) la define como “desorden específico de la lectura”, mientras que otros organismos afirman que es un “desorden específico del lenguaje”. La dislexia está asociada a deficiencias de la memoria a corto plazo y las personas que la padecen suelen tener problemas de coordinación y organización.

El número de personas que sufren este trastorno varía debido a la ambigüedad de su definición. Sin embargo, la mayoría de los investigadores estiman que puede afectar a un 1 o 2% de la población mundial. Otros opinan que entre un 10 y un 20% de la población presenta rasgos disléxicos y que este trastorno puede aparecer en diferentes niveles de intensidad, especialmente durante el periodo de aprendizaje de la lectura. La dislexia suele ser detectada durante la infancia, aunque puede afectar a cualquier persona a lo largo de su vida. Son numerosas las personas disléxicas que tienen capacidades compensatorias, como la agudeza visual-espacial que les lleva a ser muy buenos ingenieros y arquitectos; otras han desarrollado un talento creativo después de manifestar dificultades al aprender a escribir.

CAUSAS DE LA DISLEXIA

Las investigaciones sobre las causas de la dislexia han establecido que la estructura celular del cerebro de una persona disléxica es diferente. También existe un elemento hereditario, pues tiende a ocurrir en algunas familias; según los últimos estudios es posible la incidencia de un componente genético. Al parecer, a los niños afecta en un porcentaje mayor que a las niñas. Algunos autores señalan que en un 70% de los casos existe una elaboración tardía e incompleta del lenguaje oral; alteraciones en la orientación espacio-tiempo, alteraciones visuales o de ritmo son frecuentes en el origen de esta dificultad. A pesar de que la dislexia se suele manifestar a partir de los 6 años, que es cuando empieza el aprendizaje sistematizado de la lectura y se localizan y diagnostican los problemas, existen indicadores que incluso a la edad de 3 años detectan si un niño tiene dificultades. Sin embargo, la dislexia es normalmente identificada en la escuela primaria, momento en que las habilidades de la lectura y escritura deben ser desarrolladas. La dislexia puede estar unida a la disortografía, problemas con los que el niño se enfrenta a la hora de aprender ortografía, aprendizaje más complejo que la lectura.

TIPOS DE DISLEXIA

Se pueden distinguir dos grupos de dislexias: las dislexias adquiridas o alexias, en las que la alteración se produce después de haber completado el proceso de adquisición de la lectura debido a una lesión neurológica; y las dislexias evolutivas o dislexias como tal, que se dan durante el proceso natural de adquisición. Dentro de estas últimas podemos distinguir entre dislexia fonológica, que es una dificultad en la adquisición y en el uso de las correspondencias grafema-fonema, y dislexia superficial, que es la dificultad en la adquisición de fluidez para el reconocimiento de las palabras.

VIVIR CON LA DISLEXIA

La dislexia no se cura, pero las personas que manifiestan esta dificultad pueden ser tratadas mediante una enseñanza adecuada y de apoyo para que puedan desarrollar sus capacidades. Cuanto antes se diagnostique la dislexia en una persona, antes podrá conseguir progresos en su desarrollo. Por ejemplo, un niño puede tener una deficiencia fonológica (véase Fonología), que le provoque dificultades para diferenciar entre los sonidos de las palabras; si se realiza de inmediato un trabajo intensivo para reforzar la distinción de los fonemas, por medio de juegos de ritmos y de palabras, el niño podrá mejorar esa habilidad.

Hay muchos signos iniciales de dificultad para la lectura, la escritura y el manejo de los números, así como el lento desarrollo de la conversación y una pobre coordinación, que pueden ser advertidos antes de que el niño ingrese en la escuela. Hoy existen métodos asistidos por ordenador (computadora) que ayudan a la temprana detección de la dislexia.

Las organizaciones y asociaciones para la dislexia proporcionan un soporte vital y de apoyo a los padres, profesores, profesionales de la salud y gestores por medio de sus servicios de información. En los últimos años se han producido grandes avances en el conocimiento, la aceptación y la ayuda a las personas con esta dificultad. Gracias a los especialistas hoy es posible conseguir que los niños se enfrenten al lenguaje escrito, a la vez que se les inculca el placer por la lectura.

Microsoft ® Encarta ® 2006. © 1993-2005 Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos.